Nos volveremos a encontrar


Había comenzado a escribir este post hace un par de días atrás y realmente he querido borrar todo lo escrito para sentenciarlo en la siguientes declaraciones que el gran Iñaki Gabilondo hacía en un encuentro digital celebrado ayer con los lectores del El País: “Como ya he dicho, finaliza una etapa importante, pero no mi vida. Y no puedo evitar ser periodista hasta que me muera. Dicho lo cual añado que lo que vaya a poder hacer no depende solo de mi deseo, sino de que encuentre dónde y cómo”.

¿Por qué Gabilondo se despide? Porque CNN+ nos dice adiós. Estoy segura de que Gabilondo no se va a ir a la calle, que le esperará un despachito en Prisa donde pueda aportar su granito de arena en un carguito empresarial que sirva de pago a tantos años de lealtad profesional. También estoy segura de que no es su deseo, pero como trabajador que es, deberá ocupar el puesto que se le designe y en las condiciones que se le exijan. Empresa Informativa, la llaman.

Si no, siempre puede irse a su casa. A estas alturas, al menos a mí, ya no tiene nada que demostrarme después de tantísimos años de ejercicio brillante y de haberse convertido con su labor diaria en uno de los referentes del periodismo español. Imagino que el problema que ahora le ronda por la cabeza pasa por qué debe hacer para sentirse satisfecho con lo que hace tras tantos años de profesión y un par de salidas por la puerta de atrás.

Cómo un magnate de la construcción puede convertirse en presidente de gobierno y en todopoderoso de los medios es algo que se personifica en la vida de Berlusconi y Mediaset, propietaria ahora de Cuatro, antes propiedad de Prisa a su vez dueña de CNN+. No voy a dar una clase de Estructura de la Información para explicar este caso, pero cualquier espectador reparará en que esta adquisición supone un sometimiento explícito de la línea editorial de la antigua cadena socialista a la doctrina casi dictatorial de Il Cavaliere. y a su forma de hacer y entender el periodismo.

Por eso Iñaki, junto a otros tantos, en su día huyó de Cuatro para buscar refugio en CNN+, que se mantuvo en manos de Prisa durante el proceso de fusión con Telecinco. Pero una vez culminado éste, se acaba el camino.

Con estas líneas tan sólo quiero rendir mi pequeño homenaje a este grande que se despide de las noches televisivas por razones ajenas a su buen ejercicio profesional. Como él mismo dice en declaraciones a la SER, su casa y en algunos momentos también la mía, “Desanimado, sí; decepcionado también, pero rendido, nunca”. Y mi suscribo aún más si cabe a su consejo para los jóvenes que como yo estamos empezando: nuestra profesión es necesaria, ya no sólo para que vivamos, sino que lo es para la sociedad.

Ando hoy algo espesa, o quizás no tan fluida como Gabilondo en su entrevista, por lo que voy a seguir parafraseándolo. “Evidentemente, me moriré periodista y por tanto, en modo alguno puedo decir que vaya a abandonar mi profesión”. Y no me cabe duda de que así será, que no abandonará una profesión que más que un trabajo, es un sentir.

No tengo mucho más que añadir.

Bueno sí, y sigo haciéndome dueña de sus palabras: “Nos iremos buscando y nos terminaremos encontrando.”. Síntesis perfecta para decirte hasta luego, Iñaki.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s