Autoreply


Ante mi acusada crisis existencial y profesional, mi única esperanza pasa por acogerme a la respuesta automática de un correo electrónico a mis súplicas amargas por emigrar a tierras menos frías. Me espera un final de año difícil lo que me hace recordar, curiosamente, el final de año anterior, cuando nadie podría decirme que tenía por delante un duro final de carrera, un piso que pagar y mi glorioso salto al mercado laboral.

Llegadas estas fechas suelo hacer balance de todo el año, ver hasta qué grado mis planes se han cumplido y se han colmado mis expectativas. Creo que, más por suerte que por desgracia, mis objetivos se han visto desbordados. Entre la SER y Cajasol poco podía prometer un título en julio y un trabajo en el mismo mes. Jugada redonda, ciertamente.

Pero ahora, que la jugada parece acabada, toca volver a hacer planes para 2011. Uno planes, que visto lo visto (y que ojalá así sea, atendiendo a lo de este año) pueden irse al garete en un pestañeo.

Pero pongamos un poco de orden a tanto caos. Prioridades: no moverme de Sevilla (lo sé soy cómoda pero trabajo hay) y por qué no, volver a la prensa, el amor de mis amores periodísticos. Por pedir, que no quede. El campo tengo que delimitarlo para comenzar a buscar y mejor, a encontrar.

Negro, muy negro el panorama. Pero eso no es nuevo. Sin embargo, en mí hay algo que me dice que algo bueno está por venir, aun a pesar de ignorar su naturaleza y procedencia.

Confieso que hay algo que me tiene entusiasmada, una posibilidad cuya decisión espero con ansias. Desde entonces, cuando supe que podía ser, estoy más nerviosa e intranquila de lo normal. Eso me pasa cuando quiero con muchas ganas que algo suceda. Como a mí, a mucha gente.

Y como a mucha gente también, me mata la espera… y lo hace porque crea esperanzas. En el peor de los casos, en el que esa posibilidad se apagara pues… supongo que me dedicaría más intensamente a la corresponsalía a la caza de una nueva oportunidad igual de atractiva.

En definitiva, que tengo unos días por delante en lo que cualquier distracción se agradece. Y si son distracciones como escribir, mejor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s