Bendito Ícaro


Según la mitología griega, Ícaro es el hijo de Dédalo, constructor del laberinto de Creta y que fue encerrado junto a su padre en una torre de esta ciudad por orden del rey Minos. Quizás esta parte no nos sea conocida, pero lo que sí nos suena es que para escapar de su encierro el joven elaboró unas alas de plumas que pegó con la ayuda de cera. Dédalo e Ícaro lograron escapar de prisión volando, pero el muchacho no hizo caso a las advertencias de su padre y, entusiasmado, voló más alto, hacia el sol.

Crónica de una muerte anunciada (buen libro, por cierto, del gran Gabo). La ambición e inexperiencia del joven le costó la vida.

Para cualquier estudiante, Ícaro es una figura mitológica, pero no griega, sino universitaria. Ícaro es el portal web que nos iluminará la vida, que nos dará alas para acceder a las grandes empresas de nuestro sector para que luego queramos ir más alto y nos caigamos con todo el equipo. Supongo que el nombre de este servicio es muy acertado.

Acabo de recibir un correo de este portal para recordarme que, si quiero seguir subscrita a su Bolsa de Empleo, tengo que “expresar mi voluntad de seguir formando parte” y que además, si lo deseara, tendría que “actualizar su información en nuestra base de datos”. Hombre, tengo mis dudas, porque hace más de seis meses que me apunté  y, chico, no he tenido noticias hasta el día de hoy. “De no ser así, entenderemos que no le interesa seguir inscrito como demandante de empleo, con lo que dejará de participar en los procesos selectivos para cubrir ofertas de trabajo”. ¡Qué duro!

O sea, que si no renuevo, me expulsan del poco selecto (por aquello de lo abundante) club Ícaro de demandantes de empleo. Aún teniendo trabajo a día de hoy, ¿debo correr ese riesgo?. Hombre, riesgo riesgo… no es, porque como he dicho antes, en más de seis meses de filiación no me han no ya seleccionado, sino escogido para entrar en un proceso de candidatos.

Como buena mujer que soy, o que algún día pretendo ser, debo ser prudente con estas cosas del futuro. A pesar de que no creo mucho en este servicio (al que quizás deba agradecer mi puesto actual por haberme metido por la senda de los gabinetes vía Cajasol), supongo que renovaré. Sí, señores de la Universidad, cuentan ustedes conmigo para futuras selecciones, eso sí, ahora en la categoría de licenciados (¡ostras, cobraré… sopotocientos euros más!).

Entraré en la aplicción correspondiente y pulsaré aceptar “cuando se muestre el mensaje de advertencia de fin de participación en la Bolsa de Empleo”, me reza en el correo apocalíptico. “Si no acepta el mensaje seguirá mostrándose cada vez que entre, durante los proximos 20 dias”. ¡Por qué tanto sufrimiento evitable! ¡Que sí que sí, que aceptaré!

¡Oh, no! ¿Mi contraseña, cuál era? Seguramente me la dejé olvidada en cualquier rueda de prensa o en una mesa perdida, junto con mis ganas. Pero no problem, que Ícaro también te soluciona esto: “En el caso de que no recuerde el login y la contraseña de acceso a la aplicación Icaro, recuerde que tiene el ¿Olvidaste tu contraseña?…” . Esta gente es que está en todo.

Total, que tendré que seguir apuntada en el club de los corazones tristes (es muy triste estar en paro, apuntarte y que nunca te llamen) para seguir confiando en que, al igual que en la imagen, pueda salir un día a volar con la ayuda de las alas que Ícaro te da, pero teniendo la seguridad de que haya alguien o algo de verdad esté ahí para que sujete mi caída. Si no, como en otras ocasiones, me levantaré yo misma.

Anuncios

Un pensamiento en “Bendito Ícaro

  1. Quien le puso el nombre al Portal fue sin duda quien ideó los planes de estudio con mucho humor negro. Vaya “lo negro” porque no salimos de la oscuridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s